Puedes comenzar con un recorrido tranquilo en tu primera salida y caminar por la Plaza de Armas, visitar La Catedral, La Merced, Santa Catalina y los Museos de Arte Religioso e Historia Natural y te aseguro que no querrás parar a descansar, pues en cada esquina descubrirás algo nuevo.  Artesanos, iglesias, restaurantes, música, gente buena onda, Cusco está lleno de vida de día y de noche.  Está el pintoresco barrio de San Blas, con sus balconcitos azules, la emblemática piedra de los doce ángulos, el Templo del Qorikancha y muchos lugares y actividades que te irán sorprendiendo cada vez más.
En los siguientes días puedes ir a la Fortaleza de Sacsayhuamán, la mayor obra arquitectónica inca y Qenqo (que significa laberinto), quedan muy cerca del centro de la ciudad (2 Km.) y se llega fácilmente caminando, aunque también hay taxis y camionetas que pueden llevarte.
A siete kilómetros de Cusco está Pucapurá, misteriosa meseta rodeada de montañas, con una espectacular vista propicia para la meditación, y muy cerca Tambomachay, lugar destinado al culto del agua.


Cuando te dirijas al Valle Sagrado de Los Incas vas a conocer Pisac, sus terrazas superpuestas, muros labrados y el Templo del Sol, Ollantaytambo, punto de partida del Qhapaq Ñan o camino inca, originalmente construído como recinto religioso y convertido luego en fuerte contra los españoles, Chinchero hermoso pueblo textil por excelencia, Moray, laboratorio agrícola donde cada una de sus terrazas presenta diferentes temperaturas y jamás se inundan, Urubamba, hermosa ciudad en el corazón del valle donde se puede practicar canotaje, las Salinas de Maras, antigua mina de sal compuesta por unos cinco mil pozos. 


Bueno, esto es solo una muestra de lo que puedes hacer en Cusco, en algunos de estos lugares te ofrecerán circuitos de cabalgatas, cuatrimoto , bicicleta, parapente, escaladas, bungee jumping, trekking, etc. Escoge siempre un servicio seguro. 


Para ir a Machu Picchu debes tomarte un día entero, te recomiendo sacar los boletos con anticipación.


Cusco te ofrecerá una gran carta culinaria, desde un incomparable choclito con queso, sus típicos lechón al horno, pepián de cuy, lawa de chuño y refrescante chicha, hasta los más diversos platos internacionales. También hay gran actividad nocturna y podrás pasarla bien en discotecas y bares.
No dejes de darte una vuelta por el Mercado de San Pedro y probar sus  deliciosos pancitos y quesos frescos.  Yo cada vez que voy cargo con ellos en la maleta.


Cusco es para entregarte a él, gozar de cada instante, aprender y agradecerla a la vida. 

Zsa Zsa está usando la maleta: http://www.portaline.com/producto/maleta-cosenza-18-5-34

Precio de la Maleta 18.5″: S/ 349.90